30 Días sin Quejas

 

#30díasSinQuejas

 

Esta propuesta es un nuevo desafío que les propongo muy diferente a los que venimos haciendo...

Esta idea nace de escuchar muchas quejas en general, en diferentes ámbitos. lo que me llevó a prestar más atención sobre cuales eran las quejas mas recurrentes, me encontré de todo pero me sorprendió que tanto pacientes, como amigos y familiares de lo que más se quejaban era de cosas en su trabajo.

Me resulta interesante proponerles y plantearles primero ser consciente de cuando uno se queja, para después antes de emitir la queja, elegir reemplazar la queja por tres pensamientos positivos o aunque sea uno pero repetirlo tres veces (mentalmente, no en voz alta), les propuse esto a las personas de mi entorno y la mayoría se reían y me comentaba que es una propuesta difícil, bueno, ese es el desafío justamente, y más allá de que dure un mes, la realidad es que el beneficio podría ser adquirir un nuevo hábito que nos influirá en nuestra vida cotidiana, desde ya que será un hábito más saludable... en verdad, en éste desafío hay otro encubierto que podríamos decir, 30 días de pensamientos positivos... 

Enseguida me puse a explicarles el impacto que tendrían a nivel neurológico, lo sé, típico mio... pero aquí estoy invitándolos también a todos ustedes!

 

#30díasSinQuejas #SinQuejas #PensamientoPositivo #VivirBien

 

Se me ocurrió investigar si a alguien más se le había ocurrido esta idea de estar un mes sin quejarse y me encontré un proyecto llamado "Complaint Restraint February"  que consistió en 2010 y eligieron febrero por ser el mes más corto. 

 

En la web del proyecto: www.complaintrestraint.com explican que el objetivo es quejarse menos para tener una vida más feliz y positiva; y dicen en su web: "De lo que queremos deshacernos en febrero es desahogarnos sobre cosas que no podemos cambiar. Como el autobús perdido, el fin de semana lluvioso, el bebé que llora al lado. Se han ido todos.No hay salsa secreta. Simplemente deja de quejarte. Esté atento y note cuando suceda. Quejarse es genial Todos necesitamos desahogarnos de vez en cuando. Pero muchos de nosotros también nos excedemos.Algunas veces. En este mes, puedes ver la vida desde un lado más positivo, y aprender sobre ti mismo, una queja a la vez".

Mi pregunta para que reflexionemos es ¿Por qué solo hacerlo un mes al año? Yo creo que el desafío de realizarlo durante 30 días de un mes, sin importar cuando lo hacemos es que experimentemos que es posible y que pasados los 30 días podemos elegir mantener esta postura, como elección conciente de la manera en que queremos vivir... ¿Queremos estar 11 meses quejándonos? Al menos es interesante hacerse la pregunta.

Queja viene del latín, de quassiare, de quassare, que significa golpear violentamente, quebrantar, y expresa un dolor, una pena, el resentimiento, la desazón.

El problema es quejarse por desahogo emocional y no por cambiar algo. Cuando algo nos molesta, podemos elegir otra actitud, "convertir la queja en problema para que ésta pueda tener una solución" digo yo, pero es cierto que a muchos les interesa solamente quejarse en lugar de pensar que podría cambiarse o mejorarse. ¿Tenes en claro que queres vos? Saber que quiere uno es el primer paso para todo.

 

Como decía al principio, este desafío vale por dos, ya que no solamente la propuesta es estar 30 días sin quejarse sino que además la idea es evitar la queja y reemplazarla por tres pensamientos positivos o repetir el mismo tres veces, y eso nos llevará a ver resultados y por qué no, proponernos generar un nuevo hábito, una nueva red neuronal de pensamientos positivo para que nuestro cerebro no siga usando la red existente...

En el Facebook de Todo está en la Mente y también en Instagram, iremos comentando sobre el desafío, aprendiendo  sobre el poder de las palabras y los pensamientos, sobre el cerebro y también compartiremos las experiencias de ustedes, los que se animan a participar!

 

 

¿Qué es lo que verdaderamente importa?

 

¡Seguime!
  • Todo está en la Mente
  • https://twitter.com/bioneuropsi

Capital Federal - Buenos Aires - Argentina

© 2020 por Marcela Vazquez