Un té Verde por día...


El té verde es una bebida que ha ganado adeptos en el mundo entero por diversas razones. Y muchas de ellas van más allá de su sabor. Es que esta bebida puede traer aparejados una serie de aportes muy buenos para el ser humano.

El té verde es sinónimo de salud y longevidad. Sus componentes antioxidantes son tantos y tan importantes, que parece innecesario destacar cada uno de sus muchos beneficios sobre los diferentes órganos y sistemas corporales.

No obstante, nunca está de más recordar como una refrescante infusión de té verde te puede aliviar de algunos de los problemas más frecuentes de salud, de una manera rápida y natural.

  1. Enfermedades cardiovasculares: investigadores de la Universidad de Yale encontraron que el té verde produce una reducción de triglicéridos y del colesterol malo, aumentando el bueno, lo cual se traduce en prevención y beneficios para quienes padecen arterioesclerosis, hipertensión o tienen riesgo de infarto. Además, fortalece vasos sanguíneos y tiende a normalizar la presión arterial.

  2. Diabetes: El centro médico de la Universidad de Maryland descubrió que el té verde puede ayudar a prevenir el desarrollo de diabetes tipo 1, además ayuda a equilibrar el nivel de azúcar en la sangre.

  3. Cáncer: estudios en la Universidad de Arizona han demostrado que el consumo regular de té verde tiende a prevenir diversos tipos de cáncer y consigue frenar el crecimiento de tumores ya existentes.

  4. Osteoporosis: previene y mejora la pérdida de masa ósea en los huesos de forma tan efectiva como el calcio y el ejercicio. De acuerdo a la Revista Americana de Nutrición Clínica, esta hierba consumida por mujeres mayores consigue preservar la estructura de la cadera, la zona más afectada con esta enfermedad.

  5. Artritis: previene y a reduce el riesgo de artritis reumatoide, ya que protege el cartílago y bloquea las enzimas que lo destruyen, afirmó el Dr. TariqHaqqi, de la Case Western Reserve University.

  6. Ayuda a perder peso: un estudio publicado en el Journal of NutritionalBiochemistry determinó que consumir té verde produce un aumento en la oxidación de grasas por lo que estimula el metabolismo resultando en un mayor gasto energético.

  7. Enfermedades cognitivas: el Congreso Anual de la Academia Americana de Neurología ha demostrado que previene el daño celular neurológico, reduciendo el progreso de enfermedades como el Parkinson y Alzheimer y fortaleciendo la memoria.

  8. Protección ocular: según un estudio publicado en el Journal of Agricultural and FoodChemistry, este poderoso antioxidante protege los ojos contra una serie de patologías como el glaucoma, orzuelos, conjuntivitis o fatiga ocular. En el ámbito estético, evita la formación de bolsas y ojeras.

  9. Fallas en el sistema inmunológico: Un nuevo estudio realizado en el Instituto Linus Pauling de la Universidad Estatal de Oregón demuestra combate las infecciones, respuestas autoinmunes y alergias. El té verde ayuda a prevenir la inmunodeficiencia.

  10. Envejecimiento: El American College of Nutritionexplica que el té verdecontiene antioxidantes conocidos como polifenoles que atacan a los radicales libres lo que hace más lento el proceso de envejecimiento, retardando la degeneración celular.

El verde es un tipo de té que no ha sufrido oxidación durante su procesado –a diferencia del negro– ya que las hojas se recogen frescas, se prensan, enrollan, trituran y finalmente se secan. Este tipo de té supone entre una cuarta y quinta parte del total producido mundialmente. Originario y muy popular en Oriente, en los últimos años se ha hecho también popular en Occidente.

De acuerdo a las últimas investigaciones médicas, los especialistas recomiendan el consumo de, al menos, dos tazas por día. A su efectivo poder antioxidante se le suman las características naturales de su procesamiento que lo transforman en un excelente aliado de nuestro organismo.


¡Seguime!
  • Todo está en la Mente

Capital Federal - Buenos Aires - Argentina

© 2021 por Marcela Vazquez