Hoʻoponopono

Hoʻoponopono es una tradición hawaiana dirigida a la resolución de problemas interpersonales, basada en la reconciliación y el perdón.

Es similar a otras tradiciones presentes en culturas distribuidas por las islas del Pacífico Sur. El ho'oponopono tradicional era practicado por los chamanes o curanderos, preferentemente por un miembro de la familia.

Actualmente el término se utiliza principalmente para nombrar una práctica de sanación, que fue adaptada en 1976 desde la tradición original por Morrnah Nalamaku Simeona, y difundida originariamente por Estados Unidos a través de las creencias Nueva Era.

Es un arte hawaiano muy antiguo de resolución de problemas. No es una secta ni una religión, es una filosofía de vida basada en lo espiritual.

 

El Ho'oponopono es un sistema de sanación físico, mental, emocional y espiritual practicado desde hace 5.000 años por los nativos hawaianos.

 

En la antigüedad, la práctica era siempre grupal y estaba guiada por el chamán de la tribu. De esta forma, cuando necesitaban resolver problemas entre ellos, se reunían, aplicaban las frases que implica esta técnica y solucionaban sus disputas, sin violencia, discusiones ni guerras. Así funcionó durante miles de años.

Hoy llegó a nuestro alcance simplificado y adaptado para su aplicación en forma individual. El mérito de esta actualización es de Morrnah Nalamaku Simeona, quien, además, se encargó de difundirlo en colegios y universidades y lo presentó a la Organización Mundial de la Salud.

 

La palabra Ho'oponopono significa “enmendar”, “corregir un error”. El objetivo es traer paz y equilibro de manera simple y efectiva mediante la limpieza mental y física, a través de un proceso de sanación, reconciliación y perdón.

 

En el pasado, toda la familia tenía que estar presente, y uno en uno pedía perdón a los otros. Ahora sabemos que no hay “otros” ahí afuera: son sólo nuestros pensamientos de la otra persona, nuestras propias memorias de la otra persona. Entonces, tomamos 100% de responsabilidad y limpiamos esas memorias. Lo que se borra de nosotros y se borra de los demás.

© 2021 Marcela Vazquez